CARTAS QUE NO ME PUBLICÓ "EL PAÍS" (5)



18 de marzo de 2006

Sr. Director


No puedo comprender el motivo de que levanten tanta polvareda las declaraciones y exabruptos del Sr. Zaplana. Yo creo saber lo que le ocurre a este buen señor: que la vida le ha tratado muy duramente. Me explico. Dado que nunca acabo de creerme lo que veo y lo que oigo, especialmente en materia política, suelo fijarme con atención en los visajes y expresiones, por ejemplo, de los dirigentes del PP en sus comparecencias públicas. El Sr. Zaplana recuerdo perfectamente que era persona mesurada y aun encantadora cuando presidía su comunidad autónoma, y más todavía en su cargo de ministro. ¿No se dio cuenta nadie de la cara de vinagre que se le quedó al perder las últimas elecciones? Ya digo que me fijo mucho en esas cosas, y para mí su actitud está clara como el agua. ¿Qué otra explicación cabe a conducta tan extraña? ¡Resulta, simplemente, que sus retribuciones han mermado grandemente desde entonces! Estoy del todo convencido de que en el fondo eso es lo único que le importa al Sr. Zaplana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario